Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

El Servicio Dominical de La SCOAN del pasado 19 de marzo del 2017 reunió al pueblo de Dios para presenciar Su maravillosa obra. El coro celebró Su bondad amorosa con cantos de alabanza y agradecimiento mientras los testimonios provenientes de distintas partes del mundo servían como alimento para todos aquellos que confían en que el Señor los bendiga. El hombre de Dios, que acababa de volver de Israel, con gran gozo compartió su experiencia con la congregación y los espectadores de todo el mundo. Su visita a los líderes religiosos de Tierra Santa fue también una misión inspirada por Dios para añadir valor a las vidas de los necesitados.

Citando las Escrituras, el hombre de Dios realzó el papel del amor en el mundo, añadiendo que, sin él, nada funciona. Describió el amor como un atributo de Dios mismo, que había sido capaz de sacrificar a Su único Hijo por nuestro bien: «La incapacidad de caminar en amor puede apagar nuestro camino espiritual con el Señor».

El Profeta T.B. Joshua

Animó a la congregación a que DEJE QUE EL AMOR GUÍE, y refirió que mientras estaba recorriendo Jerusalén, se sintió inspirado para hacer la voluntad de Dios a través de un acto de amor. Había mantenido un encuentro con la alcaldesa de Belén, quien le explicó la necesidad de ayuda que tiene la ciudad en cuestiones de equipamiento médico y empleo. Tras visitar el hospital más grande de Belén con la alcaldesa, el profeta se vio conmovido al ver la necesidad de equipamiento médico que padecían, en particular para los enfermos de riñón, y donó varias máquinas para diálisis valoradas en ciento cincuenta mil dólares, que fueron entregadas a las autoridades pertinentes. «El amor mira siempre a su alrededor para ver quién llora y se lamenta», dijo el profeta, y añadió que deberían dirigirse a él como AMOR y no como Profeta, Supervisor General u Obispo. Asimismo, animó a los presentes a utilizar lo que tuvieran para ayudar a los demás y hacer del mundo un lugar mejor.

Precediéndole, la Evangelista Yetunde, en su mensaje UNA VIDA CONTENTA, incitó a los Cristianos a tomar la mano de Dios aun en las situaciones más descorazonadoras de la vida.

Evangelista Yetunde

Como Cristianos, lamentarse de las situaciones que hemos de pasar es el modo que tiene satanás de distraernos del plan de Dios: «No importa cual sea la situación que puedas estar atravesando, siempre has de tener un espacio en tu corazón para bendecir a Dios. En otras palabras; el lamento no debe impedirnos sembrar o adorar a Dios. Recuerda; ponerte a mirar la vida, con sus tormentas y adversidades, desde el punto de vista humano, es una trampa de satanás». Y añadió que no puede haber un contentamiento verdadero sin Dios: «Con frecuencia nos sentimos insatisfechos y miramos más hacia lo que no tenemos. No es nuestra mera ilusión lo que nos brinda una vida contenta. No es la obra de justicia que hemos hecho lo que nos trae una vida contenta. Nadie puede ser feliz sin Dios».

TESTIMONIOS

EL DÍA QUE LOCALICÉ MI DESTINO A TRAVÉS DE LA PROFECÍA

Confiaba ciegamente en su percepción humana, que le tenía convencido de estar destinado a alcanzar el éxito en el extranjero. En 2013 llevaba ya veinte años en el Reino Unido, persuadido de que la fortuna le aguardaba allí. El doctor Pius Apere había visitado La SCOAN en 2007, y allí le habían profetizado que su carrera fracasaría, a pesar de todo el esfuerzo que había hecho para poder permitirse seguir estudiando hasta el más alto nivel. Dos años después, durante otra visita, le fue hecha otra profecía sobre un sueño en el que repetidamente se le aparecía un esqueleto. Según él, cada vez que tenía ese sueño en el que intervenía un esqueleto, todo plan o expectativa que tuviese quedaba reducida a polvo. La cosa se puso tan fea que cada vez que tenía esa pesadilla, todo se derrumbaba a su alrededor; fracasaba en cualquier entrevista de trabajo que pudiera tener y se quedaba confuso.

Dr. Pius Apere

Esos extraños acontecimientos se combinaban con sus esfuerzos por llegar lejos en la vida, convencido como estaba de que no debía volver a Nigeria, ya que parecía que sus problemas emanaban de un antepasado. En marzo de 2013, tuvo otra oportunidad de encontrarse con el hombre de Dios. En aquel encuentro, el Profeta T.B. Joshua le dijo que debía volver a casa y que su destino le esperaba en Nigeria, pero él, fiel a su idea inicial, había considerado que la profecía se equivocaba en algún aspecto porque volver era para él como condenarse a una habitación llena de víboras en la que ni siquiera su existencia estaba garantizada, ni tenía posibilidades de sobrevivir.

Seis meses después de su encuentro con el hombre de Dios, se le presentó una oportunidad en una de las empresas de seguros más prestigiosas de Nigeria. El puesto de Subdirector Gerente estaba vacante y necesitaban cubrirlo. Aunque él estaba perfectamente cualificado para el puesto, sus reservas a la hora de plantearse la vuelta al país le impidieron dar el paso. Presentó su candidatura para el puesto, pero tardaron más de mes y medio en darle una respuesta, con la consiguiente desilusión para él. A pesar de todo, acabó aceptando la oferta siguiendo el consejo de varios amigos, aunque seguía preguntándose por qué debía abandonar los verdes pastos de Londres para aceptar una oferta que parecía envuelta en incertidumbre. Para colmo, no tenía sitio donde alojarse, con lo que la posibilidad de quedarse embarrancado era uno de sus mayores temores.

Se llevó una grata sorpresa al comprobar que todo lo que necesitaba le fue proporcionado en cuanto aceptó el puesto. Sus dudas recibieron un mazazo gracias a la profecía. Como recordaría más tarde, el consejo profético ofrecido por el Profeta T.B. Joshua había empezado a actualizarse, y comenzó a comprender que volver a casa había sido una bendición. A pesar de todas las dificultades que fueron apareciendo por el camino, pudo ver y experimentar la gloriosa luz al final del túnel. En mayo de 2016 estuvo de nuevo en La SCOAN y recibió otra profecía de manos del hombre de Dios. Según el profeta, la carrera del doctor Apere era epiléptica e inestable, pero él consideraba que había vuelto a casa para triunfar. En noviembre del 2016 el director gerente de la empresa se jubiló, y él fue nominado para reemplazarlo.

Su nominación despertó mucho revuelo, ya que el organismo regulador de las compañías de seguros en Nigeria se negó a ratificarla, aduciendo que no estaba cualificado para el puesto, y filtró esta información a la prensa. Durante ese periodo, la mayoría de sus amigos lo abandonaron, dejando que cargara él solo con la cruz. Como parte de lo que era en realidad una campaña de desprestigio, su currículo también fue filtrado a la prensa, aunque lo que lograron en realidad con esta maniobra fue mostrarle al mundo que estaba cualificado más que de sobra, con lo que el organismo regulador comenzó a estar sometido a un bombardeo constante por parte de terceros interesados que sabían que este rechazo era injustificable. Como el tocón de un árbol acaba cediendo bajo presión, no tuvieron más elección que plegarse a la voluntad popular, una vez revisada su extensa experiencia acumulada tanto en el Reino Unido como en Nigeria. Le dieron la oportunidad de defenderse oralmente y, antes de hacerlo, se ministró el Agua de La Mañana, e incluso pasó por La SCOAN durante la semana. Tras su intervención en la mesa redonda, todos quedaron maravillados, hasta el punto de que, a partir de ese momento, se dirigieron a él con el título de “profesor”. Un par de días después, una carta escrita por el órgano regulador ratificaba su nominación y la confirmación de su nuevo puesto como Gerente/Director General de la aseguradora.

Cartas de nombramiento y publicaciones sobre su reconocimiento

Durante su testimonio, detalló que el puesto que ahora ocupa comporta grandes beneficios, incluido un automóvil oficial valorado en millones de nairas. «Fue un trago muy amargo recibir el mensaje de que debía volver a Nigeria», recordaba, refiriéndose a la profecía del hombre de Dios, pero en la actualidad es un testigo vivo de la veracidad y la realización de esa profecía. «Si no hubiese obedecido, este testimonio no se habría materializado y seguiría debatiéndome», añadió. Su consejo para los presentes fue que escuchasen cuanto el hombre de Dios tuviera que decir, y añadió que la obediencia es mejor que el sacrificio. Y que busquen siempre el rostro de Dios.

LIBRE DE LAS GARRAS DE UN ÁNGEL CAÍDO

El problema de Onwuesi Chukwuka Cletus empezó cuando por casualidad se encontró con una entrada publicada en una red social titulada El ángel caído. En ella se hablaba abiertamente de los ángeles que fueron expulsados del Cielo y que se desperdigaron por la tierra. Pero una vez leído el texto, sintió que algo extraño había entrado en su cuerpo y, a partir de ese momento, se encontró irremediablemente avocado a cometer toda clase de actos innobles tales como beber y mezclarse con bandas. A pesar de ser consciente de que transitaba por el camino equivocado, carecía de la fuerza de voluntad necesaria para variar el rumbo. Resultaba obvio que algunas fuerzas diabólicas que escapaban a su control lo estaban manejando.

El señor Onwuesi Chukwuka

Incluso sus sueños demostraban que él era un total desastre espiritual. Soñaba que nadaba con una mujer en concreto con quien tenía un intercambio sexual. Su capacidad para orar comenzó a marchitarse hasta que acabó perdiéndola por completo, lo mismo que su concentración y el interés por las cosas de Dios. Acabó abandonando la escuela porque tenía puesto el pensamiento en fantasías malignas. Su madre se dio cuenta de su cambio, pero no había nada que ella sola pudiera hacer. Onuwesi había acudido a distintas casas de oración para intentar ser liberado, una vez se hubo dado cuenta de que estaba encadenado, pero todos sus esfuerzos fueron en vano.

Durante una visita a su tía, le confió la situación en que se encontraba. Ella intentó ayudarlo, pero como no lograra su propósito, le aconsejó que visitase La SCOAN, donde sin duda Dios lo localizaría y lo liberaría. El domingo pasado, el joven siguió el consejo de su tía y acudió al ministerio, y cuando el hombre de Dios comenzó a orar, se sintió incómodo y agobiado por una voz que le empujaba a salir del auditorio. Antes de que pudiera darse cuenta de lo que ocurría, el hombre de Dios se le acercó, y lo último que recuerda fue un toque del Profeta T.B. Joshua en su cabeza.

Durante la liberación, el espíritu del mal que había entrado en él habló para revelar cuál era su misión en la vida del joven, y reconoció ser el responsable de que hubiese abandonado la escuela, además de exponer que estaba unido a sus ancestros. Arrojado al suelo por el poder del Espíritu Santo, Onwuesi se levantó sintiéndose muy ligero y tal y como refirió durante su testimonio, notó que una pesada carga había desaparecido de su cuerpo: «Ahora leo la Biblia y mi interés por las cosas de Dios ha crecido».  Aconsejó a los presentes y, en particular a los jóvenes, que desconfíen de las cosas que se pueden leer en las redes sociales.

LA BÚSQUEDA DE PODER ES SÓLO VANIDAD SIN JESÚS

El penúltimo domingo, Jabulani Buthelezi recibió una profecía de labios del Profeta T.B. Joshua en la que le advertía sobre los lazos que le unían a los espíritus marinos, y Jabulani narró la terrible historia de su vida a la congregación.

El señor Jabulani Buthelezi y esposa

Este sudafricano, en su búsqueda de poder político, fama e influencia, había consultado a su tía, quien le aconsejó que ofreciese un sacrificio a sus ancestros. Le presentaron a un médico nativo de Mozambique, ya que no conocía a Dios, y le entregó una cantidad de dinero a cuenta para que pudiera comprar algunos animales con los que hacer el sacrificio. Se sacrificó una oveja, y se le pidió que se bañara con su sangre y sus vísceras. Después de hacerlo, el doctor nativo lo llevó al cementerio en el que habían sido enterrados sus antepasados, y le untó el cuerpo con la tierra del camposanto. Por otro lado, se llevaron parte de esa tierra a casa. También le hizo entrega de un poco de rapé y le dijo que volviese al cementerio a pedir lo que quisiera sentándose para ello en la tumba de sus antepasados durante al menos dos horas. Él obedeció todas sus instrucciones, y acabó durmiendo sobre la tumba, empujado por la desesperación con que deseaba alcanzar poder e influencia.

Semanas después, el doctor nativo lo llevó a una zona de arbustos en la que había encendido algunas velas y le dijo que se relajase allí y que después él calmaría el espíritu de los arbustos. Después del ritual, le condujo a un río y le pidió que se bañase desnudo en sus aguas. Él quiso protestar, pero el doctor insistió en que no podía dejarse ni la ropa interior puesta. Le indicó que se colocara en el centro de la corriente, y estando allí las mujeres que lavaban la ropa en el río se quedaron mirándolo. Jabulani creyó morir de vergüenza.

Aun dentro del agua, el doctor le hizo una serie de pequeñas incisiones por todo el cuerpo, incluso en el pene, y él se quedó viendo cómo su sangre se mezclaba con las aguas del río. Luego le pidió que nadara y a Jabulani no le quedó más remedio que obedecer, no fuera a ser que su búsqueda de poder se viera truncada por una negativa. A continuación le entregó una botella de litro y medio vacía y le ordenó que la llenase de agua del río para que se la llevara a casa. Tendría que beber de ella de vez en cuando y añadir unas gotas al agua del baño, que prepararía a medianoche. Su hermana tendría que mojar alrededor de su casa con una cocción que él le indicaría cada vez que se dispusiera a tomar el baño, y tendría que hacerlo desnuda.

En aquellos momentos comenzó a tener peleas innecesarias con la mujer con la que vivía. Cada vez que quería tener intimidad con ella, perdía el interés, pero cuando después se despertaba, descubría que su semen había mojado las sábanas. No tardó en comprender que estaba teniendo relaciones sexuales con una esposa espiritual. Por otro lado comenzó a encontrarse con mujeres extrañas con las que hacía el amor cuando montaban en su vehículo. A veces conducía hasta una zona de bosque para tener sexo dentro del habitáculo, pero cuando volvía a la oficina, tenía la sensación de no haberse acostado con nadie. Su apetito de sexo se volvió voraz, y llegó a acostarse con cuatro mujeres en la oficina en un solo día.

Había llegado a ganar mucho dinero, con lo que se había permitido comprar casas y vehículos, pero no había paz en su hogar. Dado que había sellado un pacto de sangre, no disfrutaba con las relaciones sexuales normales, sino que prefería mantenerlas con mujeres que estuviesen menstruando, o se sentía maravillosamente bien cuando había sangre durante sus encuentros. La presencia de espíritus diabólicos en su casa era constante, con lo que una de sus ex mujeres tenía miedo de andar por la casa sola, y le pedía que la acompañase a cualquier parte de la vivienda, con lo que llegó a pensar que estaba perdiendo el juicio. Por supuesto, el matrimonio se estrelló contra las rocas.

El punto de no retorno llegó cuando fue encarcelado a resultas de unos delitos cometidos mucho tiempo atrás. Fue en la cárcel donde comenzó a pensar en Cristo y en la redención, y fue también estando allí cuando contrajo matrimonio con su mujer actual. Era una amiga de toda la vida por la que él había perdido interés. Cuando salió de cumplir una condena de cuatro años, no lograba mantener relaciones sexuales con ella sin experimentar un dolor insoportable en el pene, y fue esa frustración lo que le empujó a acudir a La SCOAN después de conocer Emmanuel TV a través de un amigo. Llegó incluso a jurar que se suicidaría si su paso por La SCOAN no lograba solucionar su problema.

El hombre de Dios le ministró profecía y su liberación en nombre de Jesucristo, con lo que sus problemas desaparecieron. Después de lo ocurrido, acudió a compartir su testimonio en compañía de su mujer, y dirigiéndose a los presentes, en particular a los hombres, les aconsejó que no buscasen el poder a toda costa, porque con ello solo lograrían encaminarse a más problemas y a la destrucción, y que podrían considerarse afortunados si no contraían una enfermedad venérea.

EMPLEO INSPIRADO POR LA FE

Durante cinco años había trabajado como voluntario de las Naciones Unidas en Etiopía, y oraba porque lo contratasen de manera indefinida. Como voluntario solo percibía una exigua asignación que no le permitía ocuparse de las enormes responsabilidades que pesaban sobre sus hombros. Necesitaba un empleo de otro tipo, que fuese acompañado de un salario mejor. Johansen Kase-Nene conoció Emmanuel TV gracias a un conocido, y desde aquel momento comenzó a verlo con asiduidad, y a seguir los testimonios maravillosos de personas de todo tipo a quienes Dios había tocado de muchos y diversos modos. Convencido de que el Señor también le tocaría a él a través del canal, comenzó a orar con el hombre de Dios en la pantalla.

El señor Kase-Nene

En una ocasión durante el año pasado en que el hombre de Dios estaba orando por los espectadores, Johansen se fijó en uno de los puntos de la oración: «CUALQUIER COSA POR LA QUE HAYAS ESTADO ORANDO TODOS ESTOS AÑOS, ESTE AÑO LO OBTENDRÁS». Oró con todas sus fuerzas, repitiendo varias veces la oración, y la poderosa mano de Dios se puso en marcha. Dos meses después, a este tanzano residente en Etiopía le ofrecieron un puesto en el Comité Internacional para los Refugiados, que recluta y envía personal al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. De este modo fue enviado a Botswana a trabajar como Oficial Asociado para Protección. Cuando llegó a Botswana, le ofrecieron otro puesto como personal de Naciones Unidas, con una remuneración mejorada además de otros beneficios, como becas para sus hijos y la oportunidad de que su familia pudiera estar con él.

Durante su testimonio, dio las gracias a Dios por haber respondido a sus oraciones, y aconsejó a quienes lo escuchasen que tomaran la mano de Dios por cualquier medio bendecido por Él, ya que la distancia no es barrera.

ADIÓS AL ASUNTO DEL SANGRADO

Maggie Thokomnisi padecía un sangrado severo y dolores en el estómago, hasta el punto de que había tenido que ser trasladada al hospital en ambulancia en varias ocasiones. En primer lugar la atendieron los ginecólogos, que después de estudiar su caso, la pasaron a cirugía. Al final, le dieron unas pastillas y el alta, aduciendo que no le pasaba nada y que, si se encontraba peor y el sangrado no cesaba, volviera al cabo de cinco días. Transcurridos esos cinco días, con la medicación y sin ningún síntoma de mejoría ni en el dolor ni en el sangrado, volvió al hospital. Aquella vez hubieron de trasladarla en ambulancia por la debilidad que presentaba. Pero volvieron a no encontrarle nada, y de nuevo le fue dada el alta.

La señorita Maggie Thokomnisi

Su tía le había sugerido la posibilidad de visitar a un curandero que ella creía que podría poner fin al sangrado pero Maggie, a pesar de estar muy preocupada, no quiso empezar a ir tras otros dioses, y tomó la decisión de buscar el rostro del Dios todopoderoso y vivo. Se convenció de que en cuanto pusiera los pies en La SCOAN, Dios la sanaría. ¡Estaba convencida!

Su esposos estaba preocupado. Dudaba de la conveniencia de embarcarse en ese viaje sola y sin ayuda, porque estaba muy débil. Cuando por fin llegó a La SCOAN, Maggie asistió a un Servicio Dominical. Aquel día, mientras el Profeta T.B. Joshua ministraba oración a la congregación, llegó junto a ella y le puso su mano ungida por Dios sobre la cabeza y Maggie cayó al suelo bajo la influencia del Espíritu Santo. Después se incorporó y corrió al baño; el sangrado había desaparecido.

Desde aquel momento hasta el presente no ha vuelto a sangrar, y su recuperación le hizo sentirse de nuevo fuerte, feliz y llena de energía. Incluso recuperó el apetito.  «No hay enfermedad que Jesús no pueda sanar, ni dolencia que Él no pueda curar», le dijo a la congregación, una vez hubo dado gracias a Dios por el milagro.

CÓMO ME RESCATÓ JESÚS DE LAS TRIBULACIONES DE LA VIDA

Tenía solo dos años y medio cuando perdió a su madre en un incendio. Siendo prácticamente un bebé, fue devastador para ella perder a su madre de un modo tan espantoso. Quedó sola con su padre y su hermana menor, pero la vida dio para ella un giro aún a peor. Apenas seis meses después del accidente, su padre volvió a casarse. La pequeña Lucy y su hermana menor quedaron relegadas a un rincón, donde el afecto y el cariño fueron sustituidos por el odio y el rechazo. La familia las trataba con desdén, como si fueran responsables de la muerte de su madre. Cuando cumplió ocho años, se escapó de casa y fue a refugiarse en un seminario donde trabajaba fregando platos para sobrevivir.

Dos años después de haberse marchado de casa tuvo lugar otro triste episodio. Su hermana menor, a quien había dejado en casa de su padre, murió. Era como si la vida hubiera perdido la luz del sol y unos nubarrones negros lo ocupasen todo. Comenzó a fumar, y llegó a consumir cuarenta cigarrillos al día. Su padre no mostraba preocupación alguna por su bienestar, y tuvo que aguantar que la llamaran de todo: ladrona, asesina, la muchacha más fea del mundo. Cayó en depresión, padecía migrañas y estaba fuertemente medicada.

Con el nivel de rechazo que había experimentado, creció con la determinación de trabajar duro y de abrirse camino con optimismo. Lucy recordaba haber sido violada en varias ocasiones siendo aún una niña, pero no quiso compartir con nadie esas abominables experiencias. Con dieciséis años, ya tenía tres hijos y sus infortunios continuaron hasta que el tío de su marido apareció en escena. El hombre, que residía en Noruega, decidió adoptarla como hija y se trasladó a aquel país para empezar una nueva vida. Pudo asistir al colegio y tuvo oportunidad de trabajar y reunir algo de dinero mientras iba a estudiar, pero ese rayo de esperanza se secó pronto: sus padres adoptivos decidieron separarse, acuciados por diferencias irreconciliables. El divorcio era inevitable.

La señora Lucy

Lucy decidió quedarse con su tía, pensando que le iría mejor con ella, pero la vida con su tía resultó aún peor que en casa de su padre biológico: su tía la explotó sexualmente, obligándola a acostarse con toda clase de hombres en contra de su voluntad. Pero entre todos ellos, hubo uno cuya conciencia no estaba abotargada y que, al ver su dolor, prometió ayudarla. Y mantuvo lo prometido, ya que durante dos años pagó el alquiler de un apartamento, lo que le permitió seguir estudiando y trabajar para poder llegar a fin de mes.

No mucho tiempo después, conoció en casa de un vecino danés al hombre que sería su marido, un noruego. En un principio su relación no fue seria, pero después de un año, evolucionó. Su unión fue bendecida con el nacimiento de una niña, pero Lucy se sentía aún acosada por sus problemas. Muchas veces sentía un deseo irrefrenable de abandonar la casa de la familia, o albergaba el inconfesable deseo de suicidarse. No era feliz. En una ocasión se puso enferma y estuvo a punto de perder la razón. Su marido hizo cuanto pudo, pero su estado seguía siendo el mismo, y ella le dijo que no estaba interesada en las cosas materiales de la vida, pero que necesitaba verse libre de las congojas que habían destrozado su vida desde la niñez.

Un día, mientras buscaba algo en YouTube, se tropezó con el Profeta T.B. Joshua en Emmanuel TV y se convenció de que él sería la única persona que podría liberarla de sus problemas. Desde aquel día, no dejó de ver Emmanuel TV  y tomó la decisión de ir a La SCOAN fuera como fuera. Cuando el momento de salir para Nigeria se aproximaba, las dificultades arreciaron, pero ella no permitió que su decisión vacilase, de modo que consiguió llegar a la Arena de la Libertad con el apoyo de su esposo, que le había dado a elegir entre construir una magnífica casa en su nativa Uganda o ir a La SCOAN. Ella eligió lo segundo.

El penúltimo domingo, durante el Servicio Dominical en la iglesia, el Espíritu Santo la localizó entre la congregación cuando el hombre de Dios ministraba oración y liberación. Los demonios que la habían venido atormentando se manifestaron así: «La hemos convertido en un perro. Nadie la respeta. A nadie le gusta. Solo la utilizan. Desde que era niña, ha sido violada muchas veces. La usamos… esa es nuestra felicidad…».

Lucy Atim Hansen fue liberada en el todopoderoso nombre de Jesús, y durante su testimonio del pasado domingo, dio las gracias a Dios por haberla liberado de una situación que venía arrastrando desde la niñez y que había estado a punto de acabar con su vida. En sus propias palabras explicó que después de ser liberada, sintió que algo salía de ella. Su necesidad compulsiva de fumar también desapareció. «Si alguna vez se encuentran con un niño que busca un hombro sobre el que descansar, por favor, acójanlo como si fuera hijo suyo».

LA MADRE DE LOS MILAGROS PARA UNA PAREJA DE TRINIDAD Y TOBAGO

Keston Brown, de Trinidad y Tobago, se personó en La SCOAN por segunda vez para compartir su testimonio sobre cómo el Señor nunca falla a quienes le son fieles. La primera vez, acudió con su esposa para testificar sobre cómo Dios le había liberado de su adicción a la pornografía y la masturbación a través de la oración con el hombre de Dios en Emmanuel TV. Felizmente casado con su bella esposa, buscaban tener hijos, algo que creían que llegaría de modo natural después de un año o dos, pero habían pasado ya cinco y no había síntoma alguno de embarazo, y la pareja comenzaba a preocuparse.

El señor Keston Brown

Antes de volver a La SCOAN por segunda vez, agotaron todos los remedios imaginables para intentar concebir un hijo. Los médicos habían diagnosticado múltiples quistes que se negaban a desaparecer a pesar de los tratamientos. Sin embargo, como dice el hombre de Dios, «cuando te quedas sin esperanza, debes aferrarte a la fe», y por ello decidieron volver por segunda vez y recibir las oraciones del Profeta T.B. Joshua en el nombre de Jesús con el Agua de La Mañana.

De vuelta a Trinidad y Tobago, animados por su fe, acudieron a la consulta del médico, pero a pesar de la ausencia de dolor, los quistes seguían presentes. Aunque su mujer se quedó destrozada, Keston la animó a que siguiera ministrándose el Agua de La Mañana y a permanecer en fe.

Tras cuatro meses de confiar en Dios y de ministrarse el Agua de La Mañana, se encontraron como marido y mujer y, para el inmenso gozo de la pareja, ella quedó embarazada.Incapaz de mantener en silencio el milagro de Dios, Keston viajó a La SCOAN para compartir el testimonio en nombre de su esposa. Desbordado de alegría y mostrando fotografías de su esposa embarazada, Keston confirmó a todos los presentes que, verdaderamente, Dios está vivo.

Anuncios