Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El poder de Dios y Su gloria impregnaban la atmósfera mientras el Coro ofrecía canciones de adoración y agradecimiento para celebrar la bondad de Dios. Fue una fructífera cosecha de poderosos testimonios, puesto que muchos de los presentes habían sido bendecidos más allá de sus expectativas y querían expresar su gratitud al Único que puede hacer posibles todas esas bendiciones.
Durante su mensaje a la congregación, el Profeta T.B. Joshua compartió sobrecogedoras revelaciones acerca de inminentes problemas en algunos países africanos, y llamó a oraciones urgentes: «A veces, cuando veo lo que está ocurriendo por todo el mundo, guardo silencio. He rehusado entregar la revelación para el mundo. Esta posición es mejor.; orar por el mundo entero. Pero la Biblia dice que, cuando no hay visión, el pueblo perece. Como lo que le está ocurriendo a mi pueblo en la República Democrática del Congo. Creo que esto fue hace tres años ya. Fui invitado al país a ver al Presidente. Yo oré y pregunté; “¿viajar al Congo para ver al Jefe de Estado?” Releí la carta y me dije que debía ir. Oré de nuevo y Dios me dijo que me daría un mensaje para entregar. “Si dices que viajarás, ¿tienes ya el mensaje para entregar? Has de esperar por el mensaje.” Mi equipo fue allí. Gozosamente, los recibieron como visitantes invitados del Jefe de Estado. Una vez allí, entregaron mi mensaje. También con gran alegría una delegación de la República Democrática del Congo vino aquí a visitarnos. “Antes de que Dios me libere de ir a su país, este es el mensaje; para febrero habrá tribulación. La tribulación comenzará desde febrero. Esto empezará y los problemas iniciarán.” La razón por la que estoy diciendo esto es porque estoy preocupado.  No me siento cómodo debido a lo que está sucediendo por todo el mundo.»

1

El Profeta T.B. Joshua

Un poco más adelante, el hombre de Dios añadió:«Todo esto comenzará a desplegarse y habrá crisis.  Levantémonos. Oremos por esta nación, porque la crisis viene. Con todo tu corazón, ora. No digas que no es tu país. Abre tu corazón y ora por la intervención de Dios en la República Democrática del Congo. Oren pidiendo Su intervención porque veo gran tribulación llegando. Una gran tribulación. ¡Intervención de Dios en la República Democrática del Congo!».
A continuación, su atención se centró en Sudáfrica, donde aseguró que sobrevendrá un desastre natural que alcanzará a varios países de la zona: «Ahora, vayamos a Sudáfrica. Estoy viendo algunos desastres naturales, como el viento, un viento malo que viene del mar. Mala naturaleza. Un desastre natural que destruirá muchas cosas y que se moverá de un país a otro. Hace dos años que vi esto y nos hemos mantenido orando. Pero hay un impulso en el mar que se verá extraño, lo que nunca ha sucedido en África. Todo ello arrancará del área de Mozambique. Lo vi por primera vez hace ya tres años, y se repitió en septiembre del año pasado. Es parte de las profecías que tuve… Levantémonos y oremos por Sudáfrica. Esto se moverá de país en país como, Mozambique, Sudáfrica, Botsuana. Abre tus labios y ora. ¿Por qué llamo tu atención sobre esto? Porque he estado orando y Dios me dijo que debía llamar tu atención debido a la atmósfera en la que estamos. Cualquier cosa que desatemos será desatada. Cualquier cosa que atemos, será atada».
El hombre de Dios también llamó a oración respecto a la nación de Etiopía, pidiendo a los congregantes que oraran contra la grave hambruna que provocará la imprevisibilidad de su clima. Ordenó calma a los vientos. Volviendo a Nigeria, el hombre de Dios reiteró una profecía dada anteriormente que atañía a la nación. La escasez de alimentos y la devaluación de la naira, que ya han tenido lugar, crearán una situación difícil que durará hasta junio del 2017.
El hombre de Dios profetizó también que la naira nigeriana cambiaría a razón de 650 nairas por dólar, añadiendo que no subiría más, antes de volver a bajar. Asimismo, instó a la congregación a orar por el presidente Buhara, un hombre que, según dijo, tiene buenas intenciones pero necesita del apoyo de sus seguidores: «Pidámosle a Dios que le otorgue lo que necesite. Si no estás escuchando nada, pídele cualquier cosa que creas que necesita para su fuerza y capacitación. ¡Fuerza donde hay debilidad! ¡Fuerza donde hay debilidad! Y lo que es más importante; alcémonos para pedirle al Señor que nos conceda la gracia necesaria para sostener la democracia. Necesitamos Su gracia para sostener la democracia. Oremos pidiendo una democracia ininterrumpida».

2

La Evangelista Ruth

La Evangelista Ruth compartió un mensaje titulado EL CIELO ESTÁ CONTIGO, en el que recordó a los Cristianos cuál es su verdadera naturaleza en Jesucristo:  «El corazón de un creyente es el cuarto de oración, el punto de contacto con el Espíritu Santo. Tu corazón puede ser también el punto de contacto para satanás si está atribulado o lleno de ofensa. … Quieres ser feliz, pero algo te roba el gozo. Satanás quiere que estés triste, porque eso es la entrada a tu corazón.»
Urgió además a los oyentes a no perder su gozo prestando atención a la voz de su situación, sino a escuchar las promesas eternas de Dios (Juan 15:11). Resumió su mensaje pidiendo a los Cristianos que descubran la presencia de Dios en su interior y al mismo tiempo que ignoren al diablo, porque no hay límites para lo que pueden lograr como hijos de Dios, quienes tienen el Cielo en su interior. Recalcó la idea, mediante una demostración práctica, de que la peor vergüenza que puedes hacerle a satanás es ignorarlo, porque cuando lloramos, satanás se ríe, y cuando reímos, satanás llora. «Satanás quiere que llores, porque cuando ríes, lo derrotas».

TESTIMONIOS

COLUMNA DESFORMADA ES RESTAURADA

En 2012, Wellington Nathaniels, oriundo de Alemania, experimentó un intenso dolor en la espalda que lo dejó desorientado. A partir de ese momento, los días fueron una sucesión de momentos de dolor e incomodidad para los que carecía de esperanza de mejora. Dormir bien le era desconocido, ya que el dolor le obligaba a dormir boca abajo en el puro suelo. En el 2013 la situación empeoró, y su médico le recomendó que visitase a un especialista, quien, tras hacerle una serie de radiografías, concluyó que tenía una grave deformación de la columna vertebral, algo cuya solución escapaba a sus conocimientos. El médico le ofreció solo dos alternativas; o convivir con el dolor, o someterse a una intervención quirúrgica cuyos resultados no estaban garantizados.

3

El señor Wellington Nathaniels.

Atrapado en semejante dilema, pidió opinión a su esposa. Fue ella quien le aconsejó que visitara La SCOAN y buscase el rostro de Dios, y Wellington siguió su consejo y visitó La SCOAN en el 2014. Allí se le hizo entrega del Agua de La Mañana y las Calcomanías de la Unción, y con todo ello volvió a Alemania, donde las ministró con fe. El Agua de La Mañana se la ministró en el cuerpo y colocó las Calcomanías de la unción en lugares estratégicos de la casa.
En el 2015 se sometió a otro estudio de rayos X y en él descubrieron que algo extraño había ocurrido.

4

El señor Wellington Nathaniels ejercitandose.

La deformidad de su columna vertebral había desaparecido. Incluso la vértebra que estaba deforme, había recuperado milagrosamente su estado normal, como mostraban los resultados de las radiografías, que su médico contemplaba con incredulidad. Escéptico aún ante semejante transformación, el médico pidió un análisis de sangre. Fue precisamente el resultado de ese análisis lo que terminó por romper el yugo de su escepticismo. El resultado era que el señor Nathaniels estaba perfectamente sano.
Durante el tiempo que duró su testimonio, la sonrisa de felicidad iluminaba constantemente la cara de Wellington mientras relataba su odisea a la congregación y cómo había triunfado al final sobre un padecimiento que habría acabado con él de no ser por el poder de la fe en nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
El consejo que ofreció a todo el mundo fue el de creer en Dios, que es Quien hace todas las cosas posibles mediante Su gracia.

MODELO CUBANA ENGAÑADA ES LLEVADA A LA PROSTITUCIÓN

No había absolutamente nada que pudiera sugerir a primera vista que aquella joven era una mujer con un turbio pasado. Hizo falta que la mirada profética del hombre de Dios discerniese el camino inmoral por el que había estado transitando durante muchos años. La señorita Paula, una cubana residente en España, estuvo bailando con energía junto al resto de la congregación. Tras la alabanza y la adoración, el profeta tuvo palabras para ella:  «¿Estás segura de que, cuando salgas de aquí, no vas a volver a tu antigua vida? Porque yo creo que eras prostituta.»
Llorando abundantemente, cayó al suelo ante el poder del Espíritu Santo, al tiempo que el profeta T.B. Joshua ordenaba al espíritu impuro que saliera de su vida mientras su cuerpo se retorcía en el suelo. Finalmente fue liberada del espíritu de prostitución en el  nombre todopoderoso de Jesús.
Paula refirió la historia de su vida a la congregación durante su testimonio el pasado domingo. El origen de su problema se encontraba, según ella, en algo que ocurrió cuanto tenía cuatro años. un familiar por línea materna, que era brujo, estuvo en su casa realizando rituales con toda clase de fetiches, incluyendo animales y, después de aquella experiencia, comenzó a tener terribles pesadillas en las que hombres y animales la perseguían, y en las que se veía atacada por demonios.
Con dieciséis años, la maldad presente en el mundo le propinó un doloroso golpe; un oficial de policía cuya función debería ser la de protegerla de cualquier clase de asalto, la violó, amenazándola de muerte si revelaba lo ocurrido. Con semejante carga de dolor sobre los hombros, descubrió que la aparición de los demonios en sus pesadillas era más recurrente. También oía una voz que le decía que acabaría volviéndose loca a no mucho tardar. Y no solo eso, sino que la gente de su entorno comenzó a murmurar que verdaderamente lo estaba, debido a la paulatina introversión que fue adquiriendo su carácter.

5

La señora Paula.

Durante una crisis en Cuba, en la que los alimentos comenzaron a escasear, sus amigos le sugirieron que intentase iniciar una carrera como modelo para así poder ganar algo de dinero y ayudar a su familia. Tenía entonces diecinueve años y no se sintió capaz de resistirse a la presión que acompañó a esa propuesta, de modo que acabó firmando un contrato con una empresa de modelos, que resultó ser en realidad una organización dedicada a la prostitución. Al mismo tiempo que comenzaba su participación en semejante negocio inmoral, fue iniciada en la brujería. Un día conoció a un hombre mayor que la dejó embarazada y la abandonó nada más nacer su hijo, lo que la obligó a volver al burdel.
Intentando salir de Cuba y bloquear el avance de esa locura sobre la que la voz no había dejado de hablarle, se sometió a numerosos rituales. Después de todos aquellos rituales fetichistas, el padre de su hijo volvió y se la llevó a España, donde más tarde contraerían matrimonio. Pero allí el espíritu de la prostitución siguió campando a sus anchas por su vida. Aunque estaba casada, seguía teniendo aventuras, y tanto hombres como animales seguían atormentándola en sueños. El tormento llegó a ser tal que los hombres paraban el coche por la calle mientras ella caminaba por la acera para proponerle encuentros sexuales, aunque ella estuviese vestida con normalidad. Poco después se divorció de aquel hombre mayor y se casó con otro.
Amaba profundamente a su esposo, pero había una fuerza que les impedía tener intimidad. Cada vez que ella intentaba mostrarle su afecto, el espíritu diabólico se interponía entre ambos. Se volvió agresiva e iracunda, y la proximidad de su esposo la repugnaba. En ocasiones se despertaba en la cama con la idea de deshacer su matrimonio. Tenía la certeza de que había una presencia satánica fuerte en su vida, pero carecía del conocimiento espiritual necesario para reparar la situación.
Gracias a una amiga de la República Dominicana, supo de la existencia de Emmanuel TV, y asistía a una iglesia que, por casualidad, estaba organizando un viaje a La SCOAN. «Yo sabía que visitar La SCOAN me traería la tan ansiada libertad», dijo, una vez hubo referido su maravillosa liberación del espíritu de la prostitución y la locura.
Incluso su obsesión con el cabello artificial cesó. Ahora lleva sólo su propio cabello. «Estoy deseando volver a España con mi esposo. Ahora siento mucho más afecto por él. Sé que Dios ha restaurado lo que los demonios habían destruido en mi vida».
Dirigiéndose al mundo entero, y muy especialmente a aquellos que se estuvieran enfrentando a la misma clase de desafío que ella, les aconsejó que confiasen en Dios y siguieran las emisiones de Emmanuel TV, además de hacer lo necesario para lograr su liberación.

DEDICADA A SATANÁS

 Su iniciación tuvo lugar estando aún en el vientre de su madre, y fue orquestada por su abuela, que era bruja. Imponiendo las manos en el vientre de su hija, recitaba encantamientos dirigidos a su nieta, con la intención de dedicarla a satanás. Siete días después de su nacimiento, la abuela volvió a realizar una serie de rituales y la aisló de todo contacto con cualquier otra persona hasta que contó cuarenta días. A medida que la joven Ionara, brasileña de nacimiento, iba creciendo, se iba transformando en una verdadera herramienta en manos del demonio. Su abuela había hecho de ella su ayudante en su negocio de brujería. Dado que era virgen y joven, decía que los encargos fetichistas que llevaba a cabo funcionaban con más eficacia y celeridad. Ionara fue aprendiendo el lenguaje de los espíritus diabólicos y siempre presentía su presencia. También acompañaba a su abuela a los cementerios para invocar espíritus, y gracias al trabajo con ella, fue aprendiendo muchos secretos de cómo funcionaba la brujería.
Poco después, comenzó a hacer sus propios encantamientos. Cuantos más realizaba, más poder tenía. Lograba que cualquier hombre que ella eligiera la besase, y de ese modo los iniciaba para que el espíritu de la lujuria los empujara a cometer inmoralidades sexuales. Si alguien la ofendía, creaba el caos en su vida con sus poderes.
Con catorce años, conoció a un chico que le gustaba mucho y decidió tenerlo sin reparar en cómo lograrlo. En connivencia con su abuela, ejecutó un ritual para lograr unir su espíritu y el del muchacho. Sin embargo, para que esa unión durase, tenía que renovar cada año el ritual, según le indicó su abuela.

6

La señora Ionara.

Ionara pronto descubrió que no eran compatibles, que solo estaban juntos por el poder de la brujería, así que decidió no renovar el ritual. Su unión no tardó en marchitarse, pero ella deseaba ardientemente mudarse a otra ciudad, de modo que la pareja se trasladó a España, aunque su matrimonio no tardó en estrellarse contra las rocas. Ello la empujó a enviar a su hija de vuelta a Brasil a vivir con su madre, pero ella permaneció en España. Poco después decidió dejar de practicar la brujería, y todos los espíritus malignos con los que había estado en tratos comenzaron a atormentarla, de modo que cayó en una fuerte depresión y llegó a plantearse la posibilidad del suicidio.
Volvió a contraer matrimonio con la idea de que sus problemas disminuirían, pero fue precisamente lo contrario; por desgracia, el tormento del espíritu diabólico se acrecentó. Ese tormento la empujaba a tratar mal a su esposo y a intentar controlarlo. Era tal el poder perverso del espíritu que Ionara no había puesto jamás el pie en una iglesia durante toda su vida. La primera vez que lo hizo, estando en España, se sintió muy incómoda; experimentó un intenso dolor de cabeza y tuvo ganas de vomitar. Lo mismo ocurrió en las siguientes ocasiones en que visitó una iglesia; había algo que parecía querer echarla de allí.
En una de esas visitas, le hablaron del Profeta T.B. Joshua, y la iglesia estaba organizando un viaje para visitar La SCOAN, de modo que el momento de encontrarse con Dios se le presentó en bandeja. El penúltimo domingo, Ionara estaba en la Arena de La Libertad y el espíritu de Dios la localizó allí. Estaban en la Oración Masiva cuando el hombre de Dios declaró: «¡Ordeno que tus dificultades sean vencidas! ¡Que tus desafíos sean vencidos! ¡Que tus situaciones sean vencidas!»
En nombre del todopoderoso Jesús había sido liberada, y se encontró en el suelo; el espíritu diabólico abandonó su cuerpo y se perdió en el pozo del infierno.
Ionara describió su liberación en estos términos: «Durante la oración, me sentía tan incómoda que pensé en marcharme. Hice ademán de retroceder, pero sentí que algo me empujaba hacia delante, y el espíritu diabólico comenzó a manifestarse». A continuación dio las gracias a Dios por haberla salvado de la destrucción total: «Desde que fui liberada la semana pasada, me siento libre por completo. ¡Se me ha quitado un gran peso de encima! ¡Todos los espíritus malignos que entraron en mí desde mi nacimiento han desaparecido!» –añadió.
Y animó a todas las personas a darse cuenta de que solo Jesús puede liberarlas; que solo Él puede darles libertad, paz y gozo.

SALVADOS POR GRACIA DE PERECER EN UN RÍO

Obodoruku Jaro había estado en La SCOAN en el 2015, y durante su visita se le hizo entre del Agua de La Mañana. Al volver a su hogar, en el estado de Delta, en Nigeria, habló con su esposa del Agua de La Mañana y ambos decidieron ministrársela durante su sesión diaria de oración. Una noche, soñó que se encontraba con el Profeta T.B. Joshua y que le pedía que acudiera a La SCOAN con su familia. Según el señor Jaro, estaba atravesando momentos de dificultad cuando tuvo aquel encuentro en sueños, y tras hablar de aquella experiencia con su esposa, ambos decidieron obedecer el consejo que el hombre de Dios les había dado.
Pidió permiso a sus jefes, trabajó media jornada y a la tarde lo dispuso todo para viajar durante la noche hasta Lagos. Aunque su esposa era reticente a hacer el viaje de noche teniendo en cuenta los peligros que pueden asociarse a la oscuridad, el joven no se planteó cambiar el viaje, ya que se había ministrado el Agua de La Mañana y, por lo tanto, él y toda su familia estaban cubiertos con la Sangre de Jesús, y le dijo a su mujer que confiaba en que Dios les haría llegar con bien. El viaje comenzó, e iba a concluir con éxito cuando llegaron a un suburbio de la ciudad de Lagos llamado Owode, cerca de Ikorodu. Eran más o menos las cuatro de la madrugada del viernes 17 de febrero del 2017.
El autobús que los transportaba, y en el que prácticamente la totalidad de sus pasajeros iban durmiendo, se salió de la carretera y cayó a un río. Como informarían los medios locales de comunicación más tarde, el conductor no conocía bien la carretera, involuntariamente se salió de ella y acabó arrojando el vehículo a las aguas. Sumergidos todos, haciendo lo posible por salvar la vida, el señor Jaro se dio cuenta de que el nivel del agua estaba subiendo y le llegaba ya hasta el cuello. En el natural caos en que estaban sumidos, comenzó a buscar a su esposa mientras los pasajeros se pisaban los unos a los otros en un intento desesperado de escapar a la muerte.

Pero la muerte esperaba a la vuelta de la esquina para mirar a los ojos a cada uno de los pasajeros, y fue la gracia de Dios, según más tarde confesaría, lo que lo mantuvo a él y a su familia con vida. Obodoroku llamaba a su esposa y a su hija a gritos, pero no obtenía respuesta. Fue un momento de la más absoluta agonía. Buscando con las manos bajo el agua, notó la textura de la prenda que vestía su esposa, y tirando de ella, la sacó. Pero su hija seguía perdida. Ni siquiera su esposa, que era quien llevaba a la pequeña en brazos, tenía ni idea de dónde estaba. Obodoroku se resignó a su suerte, pero se dijo que aunque Angel hubiera perecido, tendría que rescatar su cuerpo para poder enterrarla, y no perder su vida y su cadáver al mismo tiempo.
Su esposa estaba muy débil por la falta de oxígeno, pero aun teniendo que emplearse en dos frentes al mismo tiempo, logró rescatar a Angel. Al sacarla del agua parecía inerte, pero el padre logró devolverla a la vida invocando con todas sus fuerzas el nombre de Jesús. Ya con su mujer y su hija a su lado, intentó abrir las ventanas del autobús para que entrase algo de aire, pero dado que todo el mundo intentaba escapar como fuera y por donde fuera, era difícil encontrar la ventanilla adecuada. Milagrosamente se encontró con que su esposa, su hija y él mismo, lograban llegar a tierra seca. En todo ese periplo, el Agua de La Mañana había permanecido en su bolso.
Sorprendentemente, las personas que habían acudido al rescate sacaron enseguida sus pertenencias, aun cuando había otras emergencias más acuciantes a las que acudir. Al mismo tiempo que ellos salían del autobús, había tres fallecidos ya depositados en la tierra, pero lo que es aún más sorprendente es que, ninguno de ellos tres tuviera herida alguna a resultas del accidente.
Obodoroku ofreció su testimonio el pasado domingo, pletórico de felicidad, y animó a la congregación y a las personas de todo el mundo a depositar su confianza en Dios. Sus palabras fueron: «Da igual cómo se llame su iglesia; de lo que se trata es de que depositemos nuestra confianza y nuestra fe por completo en Jesucristo».

LA PROSTITUCIÓN Y YO: CÓMO FUE LA INTERVENCIÓN DE DIOS

Aishat era una prostituta de ámbito internacional que anunciaba su cuerpo en las plataformas de las redes sociales. Se había dedicado a este negocio en distintos lugares y había ganado dinero, pero sentía que algo le faltaba a su vida. A pesar de los beneficios económicos, llevaba dentro una necesidad que reclamaba a voces su atención. Esa necesidad culminaría en su histórica visita a La SCOAN en busca de liberación, redención y salvación.
Todo empezó con un hombre mayor, que se aprovechó de su infantil inocencia cuando Aishat tenía entre nueve y diez años. «Traía regalos y dinero, y después me convenció para que lo acompañase a un edificio en construcción, donde me desfloró», relató. Después de aquel encuentro, fue ella quien comenzó a perseguir a los hombres, pero solo buscaba a los guapos. Los feos le repugnaban. Tenía una pulsera mágica con la que lograba conseguir a los hombres que ella pretendía, fuera cual fuese su posición en la vida. En sus propias palabras, bastaba con que los mirase a la cara para que consiguiera seducirlos.
La joven Aishat mantenía relaciones sexuales con dos o tres hombres cada día, incluso siendo tan niña. Como revelaría más adelante, su padre se divorció de su madre cuando ella era muy joven, y eso la empujó a trabajar más en aquel ilícito comercio para contribuir al mantenimiento de su madre y sus hermanos. Más tarde entraría también a formar parte de otras asociaciones obscenas yendo a clubes, bebiendo alcohol y fumando hierba.
Cuando tenía quince años, conoció a un hombre que de verdad quería ayudarla a reconducir su vida, pero resultó ser una tarea imposible. El hombre llegó incluso  a pagar su dote, pero su unión se vio truncada por acusaciones de infidelidad, lo que, tras la ruptura, le hizo llegar a la conclusión de que el matrimonio no podía serlo todo en la vida, de modo que resolvió continuar con la prostitución, que le proporcionaba los suficientes beneficios para cuidar de su familia.

9

La señorita Aishat y madre

Todos los esfuerzos por apartarla de aquellos excesos fracasaron. Incluso llegó a consultar con un médico tradicional, que le pidió dinero para llevar a cabo un ritual que le permitiera tener otros ingresos y poder así apartarse de la prostitución. Le indicó que tendría que nadar desnuda durante tres días en una fuente de agua cercana a un cementerio. Pero una vez realizado el ritual, en el que se emplearon un huevo y monedas extranjeras, no ocurrió nada. Incluso hubo pastores que le prometieron ayuda a cambio de que se acostara con ellos. Fueron muchos, entre pastores y médicos tradicionales, los que la engañaron sin que sus problemas se solucionaran. Un amigo suyo le prometió iniciarla en un culto sangriento con el que ganar dinero, pero no llegó a hacerlo porque no fue capaz de reunir la suma inicial que le pedía.
Aishat viajó a Arabia Saudí a través de un agente de viajes, para lo cual vendió todas sus pertenencias e incluso tuvo que pedir dinero prestado. El agente le dijo que allí trabajaría en una empresa, pero no fue eso lo que se encontró al llegar a Oriente Medio. La llevaron a una casa en la que la recibió un hombre que le dijo que se la habían vendido como esclava durante dos años. Vivir con su amo no tardó en ser otra pesadilla. La trataba muy mal. A veces la pegaba sin razón alguna y sin clemencia, y ni siquiera la dejaba dormir. Carecía por completo de derechos, y su carga de trabajo era tal que no habría podido ser llevada a cabo ni por cinco personas.
Para colmo, no recibía un solo céntimo por todo aquello, de modo que tuvo que encontrar el modo de llegar a fin de mes. Aishat sabía que si lograba embaucar y seducir al hombre para que se acostara con ella, el maltrato terminaría, así que poco tiempo después logró seducirlo mirándolo a los ojos. Se acostó con él y también con su hijo, ambos viviendo en la misma casa y entre los dos la protegieron del insoportable comportamiento de su mujer, que la pegaba cuando se le antojaba, y a la que ellos finalmente se enfrentaron. Pero decidió que aquella situación era insoportable y que tenía que marcharse de allí. Para ello se puso en contacto con un amigo en Dubái, quien le aconsejó que hablara con su amo antes de marcharse de la casa.
Aishat robó el móvil de la hija de su amo y se escabulló de la casa, pero terminó en una comisaría. Cuando la policía se puso en contacto con su amo, este les dijo que estaba harto de ella y con el fin de que no acabara languideciendo en una celda, estaba dispuesto a venderla a otro amo.

10

La señorita Aishat mostrando tatuaje.

La vida en casa de este nuevo amo resultó ser peor que vivir en el infierno. Allí fue explotada y utilizada para generar dinero para la esposa del amo sin ninguna compensación significativa para ella. Trabajaba de casa en casa, pero el dinero acababa en las manos de aquella horrible mujer.
Mientras Aishat pasaba todas estas calamidades, su familia no sabía una palabra de su paradero. Como había ocurrido en la casa anterior, Aisha decidió seducir a su nuevo amo. Las ventajas que consiguió con ello fueron efímeras, y decidió volver a escapar… para acabar de nuevo en manos de la policía, que harta de su comportamiento recurrente, la envió a la cárcel durante tres meses y medio. Fue allí donde, a pesar de ser musulmana, se unió a un grupo de africanas que oraban con Emmanuel TV pidiendo a Dios Su intervención para poder recuperar la libertad.
Las oraciones de Aishat obtuvieron respuesta cuando una de las oficiales de la prisión le dijo que su visado para volver a Ghana estaba asegurado. La joven volvió a su país con la determinación de visitar La SCOAN en busca de Dios. Pero un amigo le quitó la idea diciéndole que cómo iba a sobrevivir, ya que había vuelto de Arabia Saudí con las manos vacías y la animó a volver a la prostitución, y Aishat así lo hizo. Un día soñó con una mujer tatuada que, según ella, parecía una diosa. Al día siguiente, una amiga le enseñó un tatuaje en el teléfono y resultó ser el mismo con el ella que había soñado. Aquel mismo día se tatuó aquel dibujo en el cuerpo.
Otro día, estando en su habitación, sus amigas la invitaron a acompañarlas a un club, pero ella les dijo que no le interesaba. Le recordaron que no tenía dinero y que su madre estaba enferma y necesitaba cuidados, pero aun así, se negó. Recordaba cómo el Señor la había rescatado de la cárcel y decidió orar al Dios del Profeta T.B. Joshua pidiéndole ayuda, ya que era el Dios de los pobres. Aquella noche, en sueños, la visitó el hombre de Dios para decirle que no iba a llegar a ninguna parte si antes no era liberada. Aun en sueños ella le preguntó si la liberación podría darle dinero, a lo que él le contestó que, con Dios, todo era posible.
Tras ese encuentro, juró que iría a La SCOAN, pero como carecía de recursos para costearse el desplazamiento, vendió su teléfono y con lo que consiguió pudo hacer el viaje. Durante el penúltimo Servicio Dominical, Aishat fue liberada, una vez el Profeta T.B. Joshua hubo localizado la raíz del problema.
Agradeciéndole a Dios que la hubiera liberado del espíritu de la prostitución, así como de los hábitos impíos de consumir alcohol y fumar hierba, dejó un consejo dirigido especialmente a las chicas jóvenes; les aconsejó que cultivasen la paciencia, aun siendo pobres, porque la ayuda de Dios siempre llega.

LEVANTADA DE UNA SILLA DE RUEDAS PARA CAMINAR EN SU GLORIA

En el año 2007, Marie Williger volvió a Alemania después de haber estado en Camerún, su país natal, donde había estado ocupándose de los últimos trámites para abrir un orfanato. Al poco de su vuelta, comenzó a notar signos de debilidad; dolores de cabeza, pérdida de apetito, fiebre ocasional… su salud comenzaba a deteriorarse gradualmente. Acudió al médico, que la instauró un tratamiento y volvió a casa, pero en lugar de mejorar, su estado empeoró y con ello inició un periplo que la llevó a varios hospitales. Incluso uno de ellos la rechazó por lo extraño de su padecimiento. En semejante estado de incertidumbre y desesperanza, su médico la llevó a casa, y aquel mismo día, cayó en coma.
Tres meses después, despertó del coma ingresada en un hospital, algo que ella no podía explicarse, hasta que le dijeron que alguien había derribado la puerta de su habitación para poder llevarla al centro hospitalario. Pero por desgracia, a pesar de haber salido del coma, su cuerpo era incapaz de sentir nada. No podía ponerse de pie, ni por supuesto caminar, de modo que la enviaron de nuevo a su casa. Su estado mental era de una tristeza tal que se orinaba y defecaba encima, y su hija tenía que ocuparse de asearla y limpiarlo todo. Solo podía mover la boca. Desde el cuello hasta los pies, no había señales de vida. Marie era azafata, pero obviamente no pudo volver a trabajar. A duras penas era capaz de asimilar su nueva situación cuando la llamó una prima de Camerún para preguntarle si había oído hablar de Emmanuel TV.
Debía buscar Emmanuel TV y al Profeta T.B. Joshua en YouTube. Bastó con ver los vídeos de

12

La señora Marie Williger.

los milagros que Dios realizaba en La SCOAN a través de Su siervo para que llegase inmediatamente a la certeza de que su sanidad estaba en camino. Su disposición mental cambió radicalmente, hasta tal punto de que contactó con su jefe para contarle su plan de acudir a La SCOAN. Incluso llegó a mostrarle algunos de los vídeos con los maravillosos milagros que se obraban allí, a lo que su jefe contestó ocupándose personalmente de tramitarle el visado e incluso de llevárselo a su casa.
Marie Williger llegó a La SCOAN en abril del 2012, en una silla de ruedas que movía su hija. Había una verdadera multitud de gente que les impidió entrar en la iglesia, y se tuvieron que contentar con quedase fuera del edificio. En un momento dado, su hija, que estaba embarazada, se encontró muy cansada y tuvo que volverse a la habitación del hotel a descansar.
Marie lloraba desconsolada en su silla cuando recibió la visita de un “ángel” de Dios. Sin saber de dónde podía haber salido, una joven se acercó a ella para consolarla y le dijo que si su fe era lo bastante fuerte, su caso quedaría resuelto con el Agua de La Mañana. La joven fue a buscarla y se la entregó diciéndole que al día siguiente sería ella quien daría testimonio. Incluso empujó su silla de ruedas hasta el hotel donde se alojaba con su hija. Cuando llegaron allí, Marie estaba agradeciéndole su esfuerzo cuando de pronto se dio cuenta de que la joven había desaparecido.

11

La señora Marie caminando.

Una vez ya en la habitación, le dijo a su hija que no iba a volver a Alemania con la silla de ruedas y que, al día siguiente, acudiría a La SCOAN a dar su testimonio. En aquel mismo momento, Marie comenzó a ministrarse el Agua de La Mañana por todo el cuerpo diciendo: «Señor Jesús, toma más de mí y dame más de Ti». Un segundo después, el cuerpo entero comenzó a picarle, y Marie se levantó de la silla y comenzó a correr, no a caminar, sino a correr por la habitación del hotel para gloria de Dios.
Desde aquel día no ha vuelto a necesitar la silla de ruedas.
El domingo pasado compartió el testimonio de su milagrosa sanidad con la congregación, y dijo que, aunque no había vuelto a ver a aquella joven que le proporcionó el Agua de La Mañana, sabía que a Quien debía darle las gracias  era a nuestro Señor Jesucristo.

Anuncios