Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

La gloria de Dios se podía sentir en la atmósfera que la congregación había creado al darle las gracias al Señor de modos distintos. Las canciones de alabanza junto con los testimonios hicieron que la declaración de la presencia de Dios en las vidas de los presentes se llenara de alegría y sentimiento. El Servicio dominical de La SCOAN del 7 de agosto de 2016 logró principalmente abrir los ojos de todos los cristianos al hecho de que son mucho más de lo que pueden pensar a simple vista. Fue el mensaje de la Evangelista Chloe titulado UN OBJETIVO MÁS IMPORTANTE QUE TÚ lo que invitó a todos a reflexionar.

1.jpg

EVANGELISTA CHLOE

La Evangelista Chloe recordó a los cristianos su verdadera identidad como hijos de Dios, e hizo hincapié en que muchos se han enfrentado a las situaciones difíciles de un modo inadecuado, es decir, encerrándome en sí mismos y en su situación, en lugar de centrarse en Jesucristo, el autor y perfeccionador de su fe. «Cuando nos llega una etapa dura, nos sentimos desbordados y nos convencemos que ha llegado nuestro fin», analizó, «cuando el único modo de ver la vida con claridad es centrarse en Cristo». Continuó descubriendo la verdadera identidad de los cristianos en Cristo Jesús, enfatizando el hecho de que los cristianos no son personas ordinarias, ya que siempre se han distinguido entre la gente: «No estamos llamados a pertenecer a esas masas que deambulan por el mundo sin dirección».

Por otro lado, nos recordó que nunca debemos pasar por alto el hecho de que con Su muerte en la cruz del Calvario, Jesús nos redimió: «El único modo de sentirse bien con uno mismo es creyendo y aceptando lo que Jesús hizo por nosotros en la Cruz». Recordando la historia de Job, que se mantuvo firme y con la mirada puesta siempre en Dios, a pesar de las calamidades que lo asediaban, la Evangelista Chloe recordó que el corazón de un hombre es lo que son sus pensamientos. En otras palabras: que cuanto más vueltas le demos a la situación que nos agobia, más abatidos nos sentiremos y estaremos abriendo la puerta al demonio de par en par, y este acudirá presto a atormentarnos más y más. Job pudo superar las calamidades que le sobrevinieron con la gloria que le llegó centuplicada porque, en ningún momento, había perdido su fe en Dios.

Para concluir, nos dejó el siguiente consejo dirigido a los cristianos del mundo entero: «del mismo modo que satanás no se lo piensa dos veces para atacar, nosotros tampoco debemos perder un solo segundo para encomendarnos a Dios».

TESTIMONIOS

SU INFERTILIDAD QUEDÓ ANIQUILADA Y EL FAVOR DE DIOS SE HIZO PATENTE EN SU VIDA 

Acosada por un marido espiritual, el matrimonio de la señora Ordu cargaba con la amenaza de la esterilidad. Todos los esfuerzos que había hecho para intentar encontrar una explicación a su esterilidad habían sido infructuosos. Tuvo que empezar a ver Emmanuel TV para darse cuenta con claridad que era un marido espiritual el responsable de la situación que se había adueñado de su matrimonio como la mala hierba de la tierra. Su fe fue creciendo a pasos agigantados con la contemplación del programa, siempre en compañía de su esposo, y antes casi de que se dieran cuenta, ambos habían aceptado que la solución de sus problemas pasaba por acudir a La SCOAN.

2.jpg

SEÑORA ORDU Y FAMILIA

Estuvieron allí el 5 de septiembre de 2014, precisamente mientras el Profeta T.B. Joshua hacía sus profecías a los enfermos durante un Servicio Dominical. Según la señora Ordu, mientras el hombre de Dios estaba haciendo una profecía a otra mujer que tenía problemas de fertilidad, ella se llevó las manos al vientre e hizo suyas las palabras del Profeta. Concluido el Servicio, le entregaron el Agua de la Mañana y procedió a ministrársela junto con su marido. Transcurridos unos días sin haber dejado de hacerlo, notó que los síntomas que caracterizaban su problema empezaban a desaparecer y, en la semana misma que siguió a su visita a La SCOAN, quedó embarazada. Todos aquellos sueños en los que aparecían las compresas que utilizaba y los movimientos extraños que sentía por el cuerpo, cesaron.

Una visita a La SCOAN junto con el Agua de la Mañana habían obrado el milagro que llevaban años anhelando.

Los señores Ordu son ahora padres de una preciosa niña a la que han bautizado con el nombre de Deborah.

«Creer es el puente que nos ha unido. Cuando crees, recibes», declaró la señora Ordu, tras compartir su testimonio con la congregación.

En ese mismo sentido, el señor Ordu, que es Contador Público, también declaró haber experimentado una importante promoción en su carrera tras años de estancamiento: había pasado de ser Contador Público a Director Regional, tras muchas noches de oración y de ministrarse el Agua de la Mañana. Así mismo, la pareja ha sido bendecida con un buen coche.

«DIOS SANÓ A NUESTRA HIJA Y LA LLEVÓ DE LA MANO A LA EXCELENCIA ACADÉMICA»

3.jpg

FAMILIA UZOEGBY

Los señores Uzoegby no eran precisamente los padres más felices del mundo. La vida escolar de su hija se había visto dificultada por varias enfermedades recurrentes: malaria, dolores en todo el cuerpo, dolores frecuentes de cabeza y debilidad general. Con todo ello, su asistencia al colegio se había vuelto muy irregular, hasta el punto de que pasaba un día en el colegio y otro en el hospital. Su padre logró que la visitara un pediatra experto y que estudiara su caso, pero no pudo aportar nada a la situación.

Ya que ambos eran fervientes seguidores de Emmanuel Tv, decidieron ponerse en contacto con un amigo de la familia que acudía al Servicio Dominical de La SCOAN, y le pidieron que les llevase el Agua de la Mañana.

En cuanto comenzaron a ministrarla en su hija, la debilidad que había mostrado hasta entonces empezó a desaparecer. Las fuerzas volvieron a ella y pudo presentarse a los exámenes. Cuando comunicaron los resultados, la joven Grace resultó ser la mejor no solo de su clase, sino de todo el colegio, lo que le valió tres distinciones especiales en Inglés, Matemáticas y Ciencia.

Esta pareja de nigerianos residentes en Costa de Marfil se llenaron de alegría y acudieron a prestar testimonio sobre lo que la bondad de Dios había hecho en la vida de su hija.

Dando las gracias a Dios, el señor Uzoegbu dejó un consejo para todos quienes les escuchasen: «Cuando esté bloqueado, acuda a Jesús. Él es la única solución».

La propia Grace Uzoegbu se dirigió a la congregación para referirles que, nada más ministrarse el Agua de la Mañana, se dio cuenta de que una pesada carga desaparecía de su cuerpo, dejándola tan serena que las respuestas a las preguntas del examen le acudían sin dificultad alguna.

«Oren como si todo dependiera de Dios y trabajen como si todo dependiera de ustedes», aconsejó a los jóvenes.

«ENCONTRÉ A JESÚS EN LA SCOAN Y MI ENFERMEDAD DESAPARECIÓ»

4.jpg

SRA. FAUSTINA MENSAH

Faustina Mensah padecía cefaleas y desorden de somatización, una enfermedad que se caracteriza por intensos dolores de cabeza e insomnio. Según refería Faustina, original de Ghana, la medicación que los médicos le habían pautado solo había logrado empeorar su situación. Estando ya desesperada por hallar una solución, una amiga le habló de Emmanuel TV, y tras presenciar con sus propios ojos la impresionante demostración del poder de Dios en la Arena de la Libertad, decidió presentarse en La SCOAN.

Durante su visita recibió el Agua de la Mañana, con la que volvió a Ghana y se ministró mientras oraba, en nombre de Jesús. El efecto fue casi inmediato. Mientras se ministraba el Agua de la Mañana, los horribles síntomas de una enfermedad que había puesto en peligro su trabajo y su carrera la abandonaron. No obstante, fue a ver a sus médicos, y ellos confirmaron que su dolencia había desaparecido.

Dándole gracias a Dios por haberla rescatado y arrancado de las garras de una enfermedad que llevaba dos años martirizándola, Faustina Mensah se dirigió al mundo entero con las siguientes palabras: «Cuando esté enfermo, no huya de Jesús. Al contrario: acuda a Él. Porque solo Él puede sanar toda clase de enfermedades»

UN DESORDEN LETAL EN LA URETRA QUEDÓ ERRADICADO GRACIAS A LA SANGRE DEL CORDERO

La señora Pat estaba muy preocupada. La salud de su hijo era precaria: tenía dolores al orinar, en el abdomen, y la sangre hacía acto de presencia en su orina. El joven Oguguo padecía un bloqueo bilateral de la uretra, una enfermedad que requería de atención urgente fuera del país. Los médicos de Nigeria lo habían intentado todo, pero al no ser capaces de darle una solución, aconsejaron a la madre que buscase el dinero necesario para poder llevarlo a la India y que allí letrataran.

5.jpg

SEÑORA PAT E HIJOS

La pobre pidió ayuda en todas partes, y consiguió reunir el dinero necesario para el viaje. Fueron y volvieron, pero al poco se dieron cuenta de que su estado no solo no había mejorado, sino que había empeorado. La medicación que le habían administrado le había provocado una reacción alérgica y el joven Oguguo tenía unos dolores terribles. Por otro lado, desarrolló varias complicaciones que afectaron a su capacidad de andar, de ver, a su corazón y a otros órganos principales.

Al volver al colegio tuvo que enfrentarse además al rechazo de sus compañeros, provocado por el hecho de que la orina se le escapaba incontrolablemente y con frecuencia, así que el joven estaba francamente desconsolado por cuanto le estaba ocurriendo desde que había vuelto de la India.

Entonces su madre se encontró con Emmanuel TV, y la historia de su vida comenzó a cambiar. Después de ver los milagros que se transmitían en el canal bendecido por Dios, la señora Pat decidió visitar la Arena de la Libertad con su pobre hijo. Allí recibieron el Agua de la Mañana y con ella volvieron a casa.

El joven se la ministró, y los síntomas que le estaban destrozando la vida cesaron. Incluso aquella orina incontrolable desapareció. La señora Pat acudió a los médicos y ellos le confirmaron, tras hacerle algunas pruebas, que su hijo estaba curado.

Ahora, Oguguo puede seguir adelante tranquilamente con su educación. ¡Se acabaron los problemas!

«No tengan miedo de acudir a Dios. No hay situación, por grande que haya, que lo sea más que Dios».

SALVADOS DE LAS GARRAS DE LA MUERTE

El señor y la señora de Fanwell Zulu iban de camino al lugar donde se estaban construyendo una casa cuando la tragedia cercó sus vidas. Habían contratado un camión cargado con piedras, y el vehículo se quedó sin gasolina en la carretera. Para llenar el tanque tenían que levantar la cabina del camión y así poder acceder al depósito, y el señor Zulu acudió a ayudarlos, mientras su esposa esperaba en el coche. Aprovechó la espera para tomar su Brazalete de la Fe y meditar: «Señor, toma más de mí y dame más de Ti». En un momento dado, cambió un poco el sentido de su oración y pasó a decir «Llévate más de él». No lo sabía, pero su esposo pronto transitaría por el valle oscuro de la muerte.

6

SEÑOR Y SEÑORA FANWELL

En plena meditación, se oyó un golpe muy fuerte que le hizo salir del coche. La cabina se había derrumbado y había atrapado a alguien debajo. La gente comenzó a arremolinarse en torno al camión y a gritar pidiendo ayuda; ella se acercó y comenzó a ministrar el Agua de la Mañana en nombre de Jesucristo. Inesperadamente un coche se detuvo y de él salieron tres hombres que, sin intercambiar palabra alguna con nadie, se dirigieron al camión y levantaron la cabina, algo que había sido imposible hasta aquel momento, con lo que la persona atrapada quedó libre. ¡Era su marido quien había quedado allí abajo!

Los tres hombres lo trasladaron al coche aparcado detrás del camión y pidieron a la señora Zulu que bajase las ventanas para que su marido pudiera recibir aire fresco. Ella así lo hizo, y mientras se disponía a arrancar para llevarlo al hospital, miró a su alrededor en busca de los tres hombres, pero no pudo verlos.

Una vez en el centro hospitalario, se descubrió que el señor Zulu llevaba una Calcomanía de la Unción en la cartera. Su esposa siguió ministrándole Agua de la Mañana también allí.

A la mañana siguiente le hicieron unas radiografías, y para sorpresa de todos los presentes, el señor Zulu, que había tenido la cabeza atrapada bajo la cabina de un camión, no tenía una sola herida, y su organismo funcionaba a la perfección.

La pareja acudió a La SCOAN a prestar testimonio, y relataron cómo orar con el Agua de la Mañana y tener las Calcomanías de la Unción les había salvado del dolor y el sufrimiento. En palabras de la señora Zulu, Dios había puesto los medios para salvar la vida de su esposo.

El señor Zulu, visiblemente emocionado, describió el Agua de la Mañana y las Calcomanías de la Unción como el «martillo de Dios», y animó a todos a poner su confianza en Dios.

Anuncios