Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Servicio Dominial de la SCOAN del 31 de julio de 2016 fue un regalo especial del Espíritu Santo. Desde las canciones del coro hasta los maravillosos testimonios que se pudieron escuchar, la presencia de Dios quedó demostrada más allá de toda duda. La congregación tuvo la oportunidad de ver algunos vídeos de cómo se ministró el Agua de la Mañana en la reciente visita a Corea del Sur para la Conferencia de Pastores, con el Profeta T.B. Joshua, y de cómo trabaja el poder de Dios rompiendo yugos, sanando padecimientos y liberando almas de las garras de satán.

1

El Evangelista Edward animó la atmósfera con su celo evangelista en el mensaje titulado APRENDE A OBEDECER. En él recordó a los cristianos que, cuando se enfrentan a situaciones que plantean un desafío, siempre tienen dos opciones: actuar partiendo de la fragilidad humana, u obedecer y seguir al Espíritu de Dios: «En el momento de la decisión, tendrás siempre ante ti dos opciones: actuar dejándote llevar por las emociones y el sentimiento y reaccionar de modo inadecuado, vencido por el peso de la situación, o confiar en el Espíritu Santo y responder de acuerdo con su inspiración. Puedes dejarte ofender, llevar por la ira y la desobediencia, o puedes elegir aprender a obedecer y seguir la voluntad de Dios».

Recordándonos los sufrimientos de Cristo y cómo obedeció y acató la voluntad de Su padre, el Evangelista Edward refirió que el carácter de un cristiano se cincela con las dificultades que se encuentra en el camino de la vida, que siempre tiene subidas y bajadas. «El carácter de un cristiano crece a través de la obediencia, enfrentándose a las dificultades y a los problemas. Como cristianos, lo que nos ocurre en la vida tiene un propósito útil, que es formar y reforzar nuestro carácter y prepararnos para la gloria eterna que nos espera».

Concluyó animando a los cristianos a aceptar y asimilar todos los desafíos a los que tengamos que enfrentarse, considerándolos una oportunidad de pasar por el perfeccionamiento de Dios, y recordándoles que son muchos los que no han alcanzado la gloria porque se han negado a aceptar ese proceso.

«La situación por la que estés atravesando es una oportunidad para aprender a obedecer la voluntad de Dios. Sin embargo, somos muchos los que rechazamos este proceso, el método, el instrumento mismo que Dios está empleando para perfeccionarnos. Por eso seguimos tal y como estamos. Por eso todo lo que pasamos nos parece inútil. Y seguiremos presentándonos al examen hasta que aprendamos la lección y lo pasemos».

TESTIMONIOS

 «AUNQUE LA VISIÓN TARDÓ EN LLEGARME, EL TIEMPO DE DIOS ME ALCANZÓ ESTANDO EN LA SCOAN»

2

Chikodi Iwu había suspendido el examen de acceso a la profesión de Abogado en la Universidad de Derecho de Abuja en 2015, y llegó a la conclusión de que su fracaso no se debía a causas extraordinarias. En su familia había todo un historial de retraso y estancamiento, con lo cual lo que le había sucedido también a ella le dejó una imagen nítida de lo que estaba pasando: nadie en toda su familia había alcanzado el éxito académico. Le había costado once años lograr que la admitieran en la facultad, y después de graduarse, un espíritu maligno que la atormentaba había jurado no dejarla ejercer jamás. El fracaso en su examen de 2015 fue un punto de inflexión para ella, ya que todos los intentos posteriores resultaron igualmente infructuosos.

Chikodi decidió volver a intentarlo, pero todos aquellos que la habían ayudado en el pasado la abandonaron, convencidos de que era una fracasada incurable. Tuvo que mendigar para poder sobrevivir, y hubo de enfrentarse a problemas serios de alojamiento. El examen estaba ya cerca, y ella era incapaz de concentrarse. Frustrada y agobiada por problemas de distinta naturaleza, tuvo que acudir a un pastor que trabajaba para la Facultad de Derecho en Abuja. El pastor le reveló que el problema provenía de lejos, de su ciudad natal, y le aconsejó que fuera a La SCOAN, enfatizándole el hecho de que no era necesario que viese al hombre de Dios en persona para que su situación comenzase a cambiar.

Acudió a un Servicio Dominical, y en él presenció el poder de Dios en cuanto comenzar. Bastó con que el Profeta T. B. Joshua alzase la voz con intención de dirigir la oración de la congregación para que la señorita Iwu comenzase a gritar y a temblar incontrolablemente, lo que atrajo la atención de los ujieres, que la sostuvieron mientras el espíritu del mal hablaba por su boca. El espíritu confesó que había querido destruirla, acabar con su vida, cercenar sus aspiraciones intelectuales. El hombre de Dios, investido de autoridad en nombre de Jesús, ordenó al espíritu del mal que saliera de su cuerpo. Liberada y redimida de la opresión del diablo, Chikodi recibió dos Calcomanías de la Unción de manos del Profeta T.B. Joshua.

Con las calcomanías colocadas en sus bolígrafos, volvió a Abuja y las puso sobre la mesa en la que iba a redactar su examen. Para mayor gloria de Dios, obtuvo unas calificaciones excelentes, de tal modo que logro por fin su licencia para ejercer como Abogado en Nigeria. Un sueño que había durado dieciocho años por fin se había realidad y daba fruto gracias a su encuentro con el poder de Dios en La SCOAN.

En la actualidad, Chikodi Iwu es la Abogada Chikodi Iwu, de la Corte Suprema de Nigiera.

En su testimonio dio las gracias a Dios y dirigiéndose a la congregación declaró ser la primera en su familia que lograba vencer el yugo que les había impedido alcanzar el nivel universitario. Ella había logrado graduarse. Prometió servir a Dios con diligencia.

 

«DIOS DESTRUYÓ MIS PODERES MALIGNOS Y ME DIO UNA VIDA NUEVA EN CRISTO»

El señor Ifeanyi creció rodeado por el fetichismo desde la temprana edad de doce años. Fue su abuelo, un brujo, quien le inició en las artes de la brujería y quien le indicó que, en un determinado recipiente, nunca debería faltar el agua.

Días más tarde, su abuelo se puso enfermo y quiso ver a su padre para hacerle entrega de los objetos relacionados con las artes oscuras. Pero cuando llegó al hospital, el abuelo se negó a entregárselas, aduciendo que no era él el heredero de sus poderes.

Cuando Ifeanyi fue al hospital se encontró allí con su abuela, que salió precipitadamente de la habitación para avisar a la enfermera. Fue en ese momento cuando su abuelo le impuso las manos en la cabeza, algo que le provocó intensos escalofríos y que lo dejó profundamente dormido. Cuando las enfermeras lo despertaron, le pidieron que se fuera a casa. Lo que él no sabía era que su abuelo había fallecido.

La imposición de manos había contenido un intenso significado, aunque él no lo sabía. Tras la muerte de su abuelo, se convocó una reunión de brujos para tratar del enterramiento de uno de sus colegas, y a Ifeanyani le hicieron entrega de unos polvos blancos con los que debía cubrir el rostro de su abuelo.

3

Una vez se celebró el entierro, Ifeanyi siguió con las instrucciones que le había dado el abuelo antes de morir, pero tuvo un enfrentamiento con su padre: según él, debía destruir el recipiente que contenía el agua que no debía faltar nunca, ya que era la causa de la gran animosidad existente entre su familia y los demás habitantes de la zona. Incluso le llevó un aceite sagrado con el fin de que rociara con él el recipiente antes de destruirlo. Pero Ifeanyi, sin que lo supiera su padre, había retirado algunos de los fetiches que contenía el recipiente y los había ocultado en su habitación.

Cumplió con las instrucciones de su padre y lo destruyó, pero mientas excavaban en la tierra para desenterrar algunos más, un pájaro salió de uno de ellos, acompañado de humo. Ifeanyi, muy enfadado, se enfrentó a su padre diciéndole que sobre él recaerían las consecuencias de haberlo hecho. Cuando lo ocurrido llegó a oídos del consejo de brujos, estos envenenaron a su padre, causándole la muerte, y pretendieron arrebatarle algunos de los objetos que él había salvado de la destrucción. Pero Ifeanyi no estaba dispuesto a renunciar a lo que su abuelo le había entregado, y su resistencia provocó su ira, que promovió toda clase de ataques y manipulaciones demoníacas.

A él no le quedó más remedio que fortificarse en aquellas artes a través de toda clase de ritos iniciáticos para ser capaz de contrarrestar la embestida de sus enemigos. En muchas ocasiones, la diosa del río que controlaba uno de los cursos cercanos en los que se estaba iniciando, se le apareció en sueños para aconsejarle cómo proceder. Le dijo qué tenía que hacer para adquirir poder y le ofreció un pez vivo que tenía que tragarse. Él lo hizo. Luego debía llevar unas máscaras e ir con ellas de pueblo en pueblo, lo que le hizo tan popular que la gente comenzó a acudir a pedirle consejo espiritual. Los conductores acudían a él para que les vendiera amuletos para evitar robos y accidentes en la carretera, y mujeres que ansiaban casarse también acudían a él en busca de una solución.

Todos los esfuerzos por neutralizar sus poderes malignos eran inútiles, ya que utilizando sus fetiches conseguía que los Guerreros de la Oración se quedaran dormidos cada vez que se reunían para orar contra él. En resumen: llegó a ser un brujo muy poderoso, temido y admirado, que llevaba siempre con él sus fetiches, algunos colgando de la cintura y otros ocultos en distintas partes de su cuerpo. Siguió viviendo con sus poderes, atormentando y oprimiendo a la gente, hasta que un hombre se le apareció en sueños para decirle: «hijo, sígueme».

Aquel hombre y su voz continuaron apareciéndosele en una especie de sueño extraño hasta que se encontró casi sin saber cómo en La SCOAN, bombardeado por el Espíritu de Dios mediante el Agua de la Mañana. El evangelista ordenó al espíritu que portaba en su interior que hablase, y por su boca reveló las cosas tan horribles que había hecho en la vida de Ifeanyi. Entre otras muchas, dijo: «Nadie puede derrotarlo. No hay medio que pueda derrotarlo». Mediante el poder de la sangre de Jesús, Ifeanyi fue tumbado en el suelo bocarriba y el espíritu fue expulsado de su cuerpo.

Durante su testimonio, Ifeanyi, completamente cambiado, dijo que había entregado su vida a Cristo y que seguiría siendo devoto de la Palabra de Dios.

«No hay otro camino. Jesucristo es el camino, la verdad y la vida».

 

TRABAJO PERDIDO Y RECUPERADO

4

Durante cuatro años, Acha Vincent Njeok había estado sin trabajo. Quien fuera Oficial de Tecnología de la Información en el Ministerio Camerunés de Deportes y Educación Física había tenido que enfrentarse a numerosas dificultades intentando mantenerse íntegro. En plena crisis, se encontró con un amigo que acababa de volver de Nigeria, al que preguntó si había visitado La SCOAN. Ante su respuesta afirmativa, le pidió Agua de la Mañana, y su amigo le dijo que fuera a su casa al día siguiente.

Al llegar a casa de su amigo, oraron juntos, y en una botella de agua mineral le dispensó unas gotas de Agua de la Mañana.

Acha añadió tan solo unas gotas a su bebida, y oró sin desfallecer pidiendo un cambio en su suerte. En febrero de este año, volvieron a llamarlo de su anterior trabajo ofreciéndole la reincorporación y le confiaron más responsabilidad, ascendiéndolo a Jefe del Departamento de Mantenimiento, lo que conllevaba viajes a Europa para formación.

Dando gracias a Dios por haberle restituido su trabajo, haberle ascendido y recomendado para viajar al extranjero, el señor Njeok dio testimonio de que también había sanado de un extraño tumor debilitante que se había desarrollado en su zona anal, gracias también al Agua de la Mañana.

«Con el Agua de la Mañana, no habrá nada que no puedan lograr. Con ella, podrán cruzar los océanos sustentándose en su fe, en nombre de Jesús».

 

Anuncios