El caso sorprendente de un hombre liberado de una adicción enfermiza a comer heces fecales, semen y orina por más de 15 años. Prepárese para ver la historia de cómo el señor Malomo pasó de una celda en la prisión alemana, donde comenzó su terrible adicción a La Sinagoga, Iglesia De Todas Las Naciones en Lagos, Nigeria, donde finalmente recibió su libertad.

Por favor note – este material es de una naturaleza muy sensible y puede no ser conveniente para todos, especialmente para los espectadores más jóvenes. Sin embargo, es para edificar la fe de la gente y para la gloria de Dios.

Si millones de esta generación han de creer, tienen que ver la prueba de que Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre (Hebreos 13:8). El video no es de ninguna manera intentado para deshonrar o avergonzar al Sr. Malomo, más bien para desgraciar a satanás y sus espíritus inmundos que hacen que la gente pierda el control y cometan actos vergonzosos y abominables. En Juan10:10 dice: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida, y que la tengan en abundancia”.